Memorias

Además de los dictámenes (tanto preceptivos como potestativos), mociones, informes, estudios y propuestas de reformas, el Consejo de Estado elabora anualmente una Memoria.

Regulada por el artículo 20.2 de su Ley Orgánica, la Memoria anual debe exponer la actividad del Consejo y recogerán las observaciones sobre el funcionamiento de los servicios públicos que resulten de los asuntos consultados, así como las sugerencias y medidas a adoptar para el mejor funcionamiento de la Administración.

En febrero de 2020 se presentó a la prensa la Memoria Anual 2018 por primera vez en los cinco siglos de historia del Consejo.

¿Cómo se estructuran las Memorias?

Las Memorias Anuales del Consejo de Estado las elabora una Ponencia Especial y se estructuran en dos partes.

La primera parte refiere la composición del Consejo de Estado durante el ejercicio que recoge la Memora; los nombramientos (con la transcripción de los discursos en los casos de nuevos consejeros de Pleno) y ceses que se han producido; los asuntos consultados por materias y por autoridades consultantes; los dictámenes de especial importancia; cuestiones relacionadas con el personal del Consejo, servicios, relaciones
institucionales, honores y distinciones; y, finalmente, una relación de las sentencias del Tribunal de Conflictos.

La segunda parte, bajo el título de Observaciones y Sugerencias, contiene estudios sobre diferentes materias que vienen determinados por el funcionamiento de los servicios públicos que resultan de los asuntos consultados.

En algunos casos contienen sugerencias de disposiciones generales y medidas a adoptar para el mejor funcionamiento de la Administración. Se trata en muchos casos de interpretación de normas y análisis de novedades legislativas, sugerencias de técnica normativa, problemas procedimentales, conflictos constitucionales y recursos de inconstitucionalidad. No existe una desvinculación necesaria entre observaciones y sugerencias, siendo de estricta lógica que las sugerencias fluyan al hilo y como consecuencia de las observaciones formuladas.

Algunas de las Memorias Anuales abordan una materia de forma monográfica, como la de 1991 (Deporte), la de 1996 (reforma del Estatuto del Vino), la de 1997 (Elaboración de las leyes y el Consejo de Estado) o la de 1998 (La responsabilidad administrativa y su
actual problemática).

Las Memorias correspondientes a los ejercicios 2018 y 2019 (encargadas a la ponencia especial presidida por el consejero Fernando Ledesma) dan un paso más en su estructura y, en la segunda parte, recoge los dictámenes más destacados desde el punto de vista doctrinal o de impacto para la sociedad, reflejando tanto el texto del dictamen como la reflexión que ha suscitado su elaboración y posterior aprobación. En febrero de 2020 se presentó a la prensa la Memoria Anual 2018 por primera vez en los cinco siglos de historia del Consejo, dentro de la política de transparencia y apertura a la sociedad española impulsada por la presidenta María Teresa Fernández de la Vega.

Ejemplo: Resumen Ejecutivo de la Memoria Anual 2017 (PDF)

Ponencia Especial

Consejo de Estado

Memorias por años

Aunque el Consejo de Estado «sólo habla a través de sus dictámenes» por ser sus decisiones colegiadas, constituye la Memoria, quizás, el documento que mejor permite visualizar su función, desde la perspectiva tanto de su organización y trabajo internos, como, sobre todo, de su contenido e impacto externo. Porque en cada Memoria anual, entre otros aspectos, se da cuenta de determinados asuntos de relevancia tratados ese año sobre los que conviene que el Gobierno sea consciente de las soluciones más adecuadas a problemas relevantes que, a nivel individual o colectivo, se producen en la relación cotidiana de los ciudadanos con las diversas Administraciones.

Enrique Alonso García

Consejero permanente del Consejo de Estado